La huella del Pato

Nunca mas volveremos a escuchar sus vibraciones, aunque su eco será difícilmente olvidado para aquellos que, en alguna ocasión, se sintieron Rodríguez.

Nos ha dejado Daniel Zamora, por voluntad propia, porque no soportó… ¡vete tu a saber qué!, pero nos ha dejado. El fue la mitad de la base rítmica, junto al baquetero Vilella, de aquel grupo tan importante como lo fueron Los Rodríguez, donde compartió tablas con los pibes Rot y Calamaro. Eran un grupo, un grupo de rock’n’roll.

Nació en Palafrugell y allí retomó sus pasos para terminarlo todo un triste 28 de noviembre, con tan solo 41 años de una vida plagada de éxitos, aunque no por ello, exenta de dificultades, como la que le tocó superar, la prueba mas dura que se le puede plantear a una persona: vivir o morir, pero lo superó. ¿Sería por eso?, no lo sabemos y tampoco nos vamos a preocupar en ahondar en lo morboso. Simplemente se fue.

Sirva esta escueta reseña para recordar a la figura de Daniel “Pato” Zamora (1965-2007).

Pedro J. Pérez
(También publicado en Rockstyle.es)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada